Bellas ArtesEjemplar XXII

Mística de la mirada, serenidad que sobrecoge

libro--Odalys-Hernández-Fernández

Mística de la mirada, serenidad que sobrecoge

Por: Willy López

En Mística de la mirada, el poemario recién editado por el sello Verbo(des)nudo en Santiago de Chile, su autora, Odalys Hernández Fernández nos abre las puertas a su universo creativo y lo hace con un lenguaje intenso y mesurado. Desde su dimensión más íntima, nos invita a caminar por los resquicios de la mujer que se mueve entre lo cotidiano y lo inesperado, y en esa búsqueda la autora no se queda lo que ha ido atesorando para ella sino que nos lo comparte con delicadeza y sentido de lo milenario.

La poesía aquí es imagen limpia, que se va alejando de toda intención o afán de trascendencia, la magia aquí reside en su mundo de colores y formas y sin violentar nos lo va transfiriendo con una serenidad que sobrecoge.
El verso de Odalys se nos descubre en los más inesperados caminos, en esos pequeños fotogramas que nos llegan como claras asociaciones vinculadas al recuerdo de lo vivido. En este libro la poesía quiere quedarse, volver a ser palabra, para eso se pone del lado de aquellos que se le acercan, ya sea para descubrir o para ser descubiertos, porque simplemente comunica que su fin es muy simple, la poesía quiere ser leída.

Los textos que forman este poemario son parte de ese itinerario vital donde la autora alcanza a dibujar ese relumbre místico (que no mítico) en el que habita su creativa obra plástica, como una extensión natural de sí misma, transformándola en un dialogo reposado que más que fuga es regreso.
Poseedora de un personal estilo, la autora toma los símbolos más auténticos del pensamiento humano y los transmuta en singulares pinceladas de luz, luz sobre la acción, luz en la palabra, luz en fin sobre todos nosotros, revelándose así en la “perspicaz” observadora del mundo y su comportamiento y lo hace a su manera, sobre un retablo de versos y colores que se entrelazan con nuestras vidas a través de los misterios de la Poesis universal y sabia.

Por: Gino Ginoris

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *