Escapar. Niurka Iñurrieta, un mundo interior

Escapar

Niurka Iñurrieta, un mundo interior​

La obra de Niurka Iñurrieta descubre un mundo interior personal y espiritual donde la vegetación crece exuberante y flota sobre motivos marinos y aéreos. Las líneas curvas y negras son delicadas por momentos y vigorosas en la mayoría de los trazos. Definen la fisionomía del conjunto de hojas y tallos que se entrelazan infinitamente, como los manglares cubanos o de Miami. Los colores sensualmente cálidos de estas plantas imposibles descansan sobre un fondo de azules y verdes difuminados como si se tratara de una aguada de acuarela.

A pesar de la bidimensionalidad, unos minutos frente a estas ventanas hacen sentir que se puede separar las plantas de extravagante florecer con las manos y participar activamente en la obra. De esta forma se puede avanzar por entre la vegetación en busca del mar y el cielo, dejando atrás las sensaciones de ansiedad, los miedos o los deseos obligatorios. Es un universo con poca presencia humana, solamente insinuada por el esbozo confuso de una casa o unos pies deformados porque ya no se puede recordar bien o porque no es necesario recordar lo vivido. Lo importante son otras presencias, como la de las mariposas o los peces con su significado de libertad y belleza.

De carácter abstracto, la autora ha creado un lenguaje visual autónomo, con significado propio para evadir la realidad agotadora y desconcertante que muchas veces recoge el arte actual. Su expresión plástica nos permite descansar por unos minutos del alegre frenesí de la contemporaneidad que insiste en analizarlo todo sin interrupción, para sumergirse en un aislamiento positivo, purificador y sobre todo relajante.

Una de las técnicas más empleadas por la artista es el acrílico sobre lienzo. Sin embargo, también se expresa con el grabado, la escultura, la cerámica, el esmalte, el vitromosaico y el vitral, las cuales son parte importante de su devenir artístico que comienza desde 1990, poco antes de graduarse de San Alejandro en la Habana, Cuba.

Niurka Iñurrieta participó en numerosas exposiciones y obtuvo varios premios a lo largo de su carrera, como una mención en el Salón de la Ciudad, Centro Provincial de Artes Plásticas y Diseño en la Habana (Luz y Oficios) en 1996; Mención de Ilustración en el 35 Aniversario de la Gaceta de la Habana en 1997, Premio Original de Afiche y Premio de Cultura, ambos del Salón Nacional de Artes Gráficas en 1991. Asimismo, obtuvo una ayuda individual a la creación de la Direction Régionale des Affaires Culturelles de Francia (DRAC) en 2003 por su proyecto Fragmentos de un diario íntimo.

En general, su obra busca la belleza y la paz aislándose del mundo real y del virtual, permitiendo al espectador estar consigo mismo. Es una invitación a escapar del agobio accediendo a un entorno modificado para simplemente existir por unos instantes al compás de los colores y las líneas de este imperio vegetal y marino donde se pueden abandonar los sueños, los deseos, las ansiedades y los miedos. 

Por: Lena Iñurrieta Rodríguez

Kiosco

Ejemplar impreso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.