De la galería a la sala oscura y viceversa

Lineamientos (2011) 1:42 min, avi, estéreo, color, 16:9.

DE LA GALERÍA A LA SALA OSCURA Y VICEVERSA

La potencialidad discursiva del video arte se traslada de la galería a la sala oscura y regresa de manera intermitente, pasando por toda una serie de matices que van desde la mono banda hasta la instalación. La esencia del cine, su condición de movimiento, está presente en este lenguaje, pero su surgimiento ocurrió alejado del mismo y más relacionado con el performance, la instalación y otras prácticas transgresoras en su contexto histórico.

Si damos una ojeada a los comienzos del video arte hallaremos sus raíces en Fluxus, aquella tendencia de los años 60 que propugnaba la integración entre el arte y la vida. Formaron parte de este movimiento Joseph Beuys y otros importantes artistas como Wolf Vostell y Nam June Paik. Vostell fue el primero en utilizar aparatos televisivos en su obra. Consumó acciones agresivas contra los mismos como dispararles, destruirlos o atarles con alambre.

Se trata entonces, desde sus inicios, de una experiencia devenida de las Artes Plásticas y no del Cine. Más relación tuvo con otras manifestaciones como la música, pues el mismo Paik fue alumno del innovador y trascendental compositor e intérprete John Cage. Creó además un concierto de música aleatoria utilizando 13 televisores, una experiencia muy parecida, en esencia, a lo que hizo Cage con aparatos de radio.

El video arte no se concibió en relación directa con la creación cinematográfica pero a lo que sí hacía referencia, aunque para subvertirlo, era a la televisión. Se desgajaba de su consabida narrativa al reordenar las imágenes o al aprovechar estéticamente los efectos visuales de las trasmisiones y se utilizaba el televisor con un sentido objetual dentro de la obra. En aquellos tiempos la televisión y el cine no andaban tan interrelacionados, las exploraciones de los video artistas con la imagen televisiva tenían como intención independizarla de su sentido comercial, es decir, redefinirla como instrumento de otro tipo de comunicación.

En Cuba, sin embargo, sí

Debes acceder para ver el resto del contenido. Por favor . ¿Aún no eres miembro? Únete a nosotros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *