Uncategorized

JÚLIA PERELLÓ, LA ARTISTA

JÚLIA PERELLÓ,

LA ARTISTA

Por Cristina Requena Villalba.

Foto: Guillermo de Angelis

JÚLIA PERELLÓ, LA ARTISTA 

Con espíritu autodidacta y múltiples intereses, Júlia Perelló se ha adentrado en el mundo del audiovisual escribiendo guiones y realizando diferentes proyectos, realiza “pinceladas” con rotuladores y ceras de colores, escribe poesía y sobre todo hace fotografías. 

Estos días Júlia Perelló expone en la galería Artemisia, Art & Tendències (Les Franqueses del Vallès, Barcelona) la muestra fotográfica “Empremtes” (“Huellas”). La exposición suma imágenes de moda, naturaleza y paisaje urbano. Un conjunto de fotografías completamente eclécticas conciliadas todas ellas a través de un mismo hilo conductor: la voluntad de Júlia Perelló de mostrarse a ella misma a través del entorno que la acompaña. Júlia lo dice con tanta humildad como seguridad “quiero dejar constancia de mi presencia a la Tierra, quién soy, de dónde vengo y dónde quiero ir”. Esta aparente miscelánea de fotografías se justifica sobradamente cuando la artista define en una frase la propuesta “Propongo el relato fotográfico de la efervescencia de la vida en la calle”. 

UNA ENTREVISTA PARTICULAR 

Le propongo que nos reunamos en Artemisia para conversar sobre el trabajo expuesto aunque resulta imposible no preguntarle por el conjunto de su obra artística: relatos, cortos cinematográficos, pintura y fotografía. ”Tengo inquietud artística desde pequeña. Entonces ya escribía cuentos e imaginaba películas para vivir aventuras” Sin embargo, me cuenta, la fotografía es el eje que dirige toda su producción artística. “La disciplina que más me ha aportado hasta ahora es la fotografía, aunque mi sueño es dirigir una película y para llegar a ello yo misma me marco un camino: la fotografía me centra y es como si fuese la cámara, los ojos que ven las imágenes de la película. Mis escritos son la historia que tengo explicar. El conjunto de todo lo que hago al final lo podría convertir en una película. Pretencioso a lo mejor, porque yo soy autodidacta, suena pretencioso, pero es mi sueño, dirigir una película, hacer una película. Entonces ¿Que tengo que hacer para dirigir una película? Desde cómo yo lo siento mis pasos son: pasar por la fotografía y la escritura para llegar a escribir el guión y dirigir una película”

Júlia habla despacio, se toma sus tiempos, pero sus palabras son firmes. Sin embargo, sus argumentos pueden parecer caóticos aunque cada una de sus reflexiones terminan por tomar sentido. “Soy disléxica” me cuenta. Necesito unos minutos para comprender que hace referencia a una dislexia metafórica. “Cualquiera de mis proyectos empieza por el final. Necesito una imagen y en función de ella desarrollo luego el proyecto, cualquiera que sea la disciplina, pero necesito la imagen que me motive, el centro. Puede ser una fotografía o un dibujo. Algunas de mis fotografías me ofrecen una pincelada, pero no me llegan para desarrollar la idea, entonces dibujo la imagen del sentimiento que deseo explicar”

¿Una imagen vale más que mil palabras? Le pregunto. ¡Si, sí! También me pasa con los personajes. Es el personaje quien me da la historia. Basándose en la imagen de ese personaje desarrollo su historia, su vida… No invento una historia y luego llego al personaje. Lo hago al revés”. Me habla de la novela que está escribiendo. “Tenía dificultades para escribirla porque en general se empieza a contar por el principio, parece lo lógico. Yo empezaba por el principio y no podía, me bloqueaba. Decidí cambiar el orden y empecé a desarrollar desde el final hacia el principio. Además, necesito las imágenes de las que te hablaba. Imágenes que veo, pienso o sueño… Muchas veces tengo sueños inspiradores que me crean la inquietud de compartir un sentimiento que tengo dentro. Compartirlo con el mundo, no con una persona, con el mundo”. 

Le pregunto por su interés en contextualizar siempre sus trabajos, esas frases que acompañan a cada una de sus series fotográficas. “Porque me gustaría que se entendiera el mensaje. Cada foto dice algo” De nuevo sus pensamientos se volatilizan… “¿Ves esa foto? Me señala unas de las fotografías de la exposición donde aparecen unos cables de alta tensión. “Esa foto está hecha desde mi base de vigilancia. Estoy observando, miro” Parece que su conversación toma un nuevo giro, pero no… “Yo iba por la playa, recogía uno de los restos que traían las olas, lo miraba, veía un tronco y me decía que ese tronco ocultaba una historia, un misterio. Llevaba conmigo pinturas y mediante el dibujo quería sacar el personaje que representaba ese trocito de madera. Quería sacar la información de lo que veía. Estoy aquí ¿y que hago? Miro y observo. ¿Para qué? ¿Cuál es el propósito de todo? Compartirlo. Que estoy aquí. Que soy esta. No quiero pasar inadvertida. ¿Para qué viene el ser humano al mundo? ¿Para ser parte de un bucle infinito o venimos para desarrollarnos? Necesito compartir con el mundo como veo yo la vida. Necesito comprobar el equilibro en el horizonte y que todo está bien. Nos comunicamos. Necesito comunicar lo que estoy viendo y haciendo”

JÚLIA PERELLO, LA FEMINISTA 

Júlia se define artista y feminista. Le pregunta donde termina una y empieza la otra. ”Primero está la Júlia artista. Ella es el todo. Antes fui artista. ¿Cuándo fui feminista? Cuando conocí la realidad de las barreras estructurales que hay para todas las mujeres, sobretodo para las que quieren dedicarse al arte. El interior se desarrolla en la soledad, viviéndola, aceptándola. Para ver la magia de lo que deseo comunicar necesito soledad. La Júlia artista tiene la fuerza para reivindicar la feminista que llevo dentro y que dice “mujeres, desde la soledad, desde la cultura, desde el arte… se puede conocer una a sí misma, llegar a su interior”. Tal y como está organizado el sistema de nuestra sociedad es imposible. Entonces la feminista nace de la necesidad de desarrollarse la artista. Como mi inquietud es tan grande soy una gran feminista aunque no activista. Hay distintos caminos, yo creo en el feminismo desde la unión de género. A mí me da igual si una feminista sigue tendencias o es de las más radicales. El éxito está en la unión no en el activismo de la agresividad. Yo soy igual de feminista que la más radical del mundo”.
Le pregunto por sus fotografías de mujeres donde todas las imágenes hacen referencia a la moda. “Si, si, me han dicho muchas veces que si soy feminista esas imágenes parecen una contradicción. Pero para mí la moda es una herramienta. Las personas se definen por como visten, como se peinan o maquillan… la moda es una herramienta que sitúa a las personas en el contexto histórico en el que viven. Cuando pasen miles de años te podrán situar por cómo vas vestida.” ¿La moda como una cuestión sociológica? Sí, sí. Las grandes marcas trafican con la moda, la utilizan para su beneficio pero porque nosotros lo consentimos. Lo lógico es que la moda, las tendencias, sea el resultado de nuestras necesidades, no para llenar los bolsillos de algunas empresas. Yo estoy en contra de la industria pero no de la moda y la fotografía de moda. Además, estos trabajos me han permitido conocer mucho más a las mujeres, de cómo vestían y cómo han luchado para quitarse corsés y cambiar estereotipos. ¿Por qué la moda no puede servir para reivindicar los derechos de las mujeres? En verdad lo ha hecho, muchas de ellas se quitaron un tipo de ropa para ponerse otra. Y es moda. Si luego la industria lo trafica, las responsables somos nosotras”

“EMPREMTES”, LA EXPOSICIÓN 

Le comento que se ven fotografías muy distintas. “Esta muestra recoge obras que pertenecen a distintas series. Quería hacer un relato fotográfico del camino de mi vida, lo que he visto, donde he estado, lugares que he pisado. ¿De que me ha servido? Esta exposición me ha servido para tomar conciencia de por donde camino, saber de donde vengo… Si sabes de donde vienes y conoces tu interior, puedes proyectar hacia donde quieres ir, puedes proyectar tu futuro con lo que estás haciendo en el presente. Pero tienes que reconocerlo. Mi obra es una muestra de mi camino, de quien soy, por donde he estado, que he visto… y lo que espero es que “Empremtes” me proyecte hacia el futuro. Puede parecer una mezcla de fotos, pero es el conjunto, es mi relato”

FUTUROS PROYECTOS 

Le pregunto por lo que está por venir. “Lo más inmediato es que en pocos días voy a impartir un curso de relato (*). Al igual que con mis fotografías, tiempo atrás entendía que mis relatos me salían de manera natural, no me daba cuenta de cómo lo hacía. Pero con el tiempo me he dado cuenta de que sí tengo un método y además he llegado a una conclusión: explicando cosas te vas conociendo mejor interiormente. Por ejemplo, un diario. Un diario es o puede ser un conjunto de relatos. En un diario ¿Qué ha de explicar? La mente. Yo para comunicarme me sale del corazón, pero para escribir o usar la palabra necesito la mente para ordenar ideas. Todo lo que pensamos pueden ser historias. ¿Cómo? Escribiendo. Situémonos donde estamos, escuchemos los pensamientos y trasformemos estos pensamientos en relatos a través de una voz en primera o tercera persona. No hay misterio en explicar nuestros pensamientos o ideas”.

Han pasado más de treinta minutos desde que empezamos a conversar. Siento que son tantas las cosas que Júlia me ha contado que ya pienso en como ordenar todas sus frases para redactar el artículo. Sé que va a ser difícil. Hay personas que se etiquetan “artistas”, otras, como Júlia Perelló, sencillamente lo son.

(*) Para recibir información sobre el taller de relato: info@artemisiacultura.com. Exposición“Empremtes” en Galería Artemisia, Art & Tendències. Del 9 de marzo al 21 de abril de 2018. Visita guiada a “Empremtes” con Júlia Perelló viernes 6 de abrila las 18.30 hs. Entrada libre, se ruega confirmación de asistencia. Web de la galería: www.artemisiacultura.com

Empremtes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *